Saltar al contenido

Actividades para mejorar la inteligencia emocional

Inteligencia emocional

Inteligencia emocional es aquella capacidad humana que permite al individuo reconocer, distinguir, etiquetar y manejar las emociones propias y de los demás. El concepto de inteligencia emocional es relativamente reciente; la definición fue propuesta en1990 por los psicólogos estadounidenses Peter Salovey y John D. Mayer.

Pero es entre los años de1995 y 1996, que comenzó a afianzarse y popularizarse a raíz de la publicación del libro «Inteligencia emocional: qué es y por qué nos puede hacer felices» del ya afamado autor y periodista científico Daniel Goleman.

Después de la publicación del libro de Goleman, el concepto de inteligencia emocional tomó forma y se convirtió en objeto de estudio tanto en el ámbito psicológico como dentro de la organización corporativa. Como verán en el transcurso del artículo, de hecho, según la concepción de Goleman, la inteligencia emocional es un aspecto fundamental para el éxito en el campo de los negocios y el liderazgo.

 ¿Qué es la inteligencia emocional o EQ?

La inteligencia emocional (también conocida como cociente emocional o IQ) es la capacidad de entender, usar y manejar sus propias emociones de maneras positivas para aliviar el estrés, comunicarse eficazmente, empatizar con los demás, superar desafíos y desactivar conflictos.

La inteligencia emocional le ayuda a construir relaciones más fuertes, tener éxito en la escuela y el trabajo, y lograr su carrera y metas personales. También puede ayudarte a conectarte con tus sentimientos, convertir la intención en acción y tomar decisiones informadas sobre lo que más te importa.

La inteligencia emocional se define comúnmente por cuatro atributos:

Autogestión

Habilidad de controlar los sentimientos y comportamientos impulsivos, controlar las emociones de maneras saludables, tomar la iniciativa, seguir los compromisos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Autoconciencia

Reconocer tus propias emociones y cómo afectan tus pensamientos y comportamiento. Conocer tus fortalezas y debilidades, y tener confianza en ti mismo.

Conciencia social

Empatía, usted puede entender las emociones, necesidades y preocupaciones de otras personas, captar señales emocionales, sentirse cómodo socialmente y reconocer la dinámica de poder en un grupo u organización.

Gestión de relaciones

Saber como desarrollar y mantener buenas relaciones, comunicarse claramente, inspirar e influir en los demás, trabajar bien en equipo y manejar los conflictos.

¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional?

Como sabemos, no son las personas más inteligentes las que son las más exitosas o las más satisfechas de la vida. Probablemente conozcas a personas que son académicamente brillantes y, sin embargo, son socialmente ineptos y fracasadas en el trabajo o en sus relaciones personales.

La capacidad intelectual o su cociente de inteligencia (IQ) no es suficiente por sí solo para alcanzar el éxito en la vida. Sí, su coeficiente intelectual puede ayudarle a entrar en la universidad, pero es su inteligencia emocional la que le ayudará a manejar el estrés y las emociones cuando se enfrenta a sus exámenes finales. IQ y EQ existen en tándem y son más eficaces cuando se construyen unos a otros.

La inteligencia emocional afecta:

Tu actuación en la escuela o en el trabajo. La alta inteligencia emocional puede ayudarte a navegar por las complejidades sociales del lugar de trabajo, liderar y motivar a los demás, y sobresalir en tu carrera.

De hecho, cuando se trata de medir candidatos importantes, muchas empresas ahora califican la inteligencia emocional tan importante como la capacidad técnica y emplean pruebas de ecualización antes de contratar.

Su salud física. Si no puedes controlar tus emociones, probablemente tampoco puedas controlar tu estrés. Esto puede conducir a problemas de salud graves.

El estrés incontrolado aumenta la presión arterial, suprime el sistema inmunitario, aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, contribuye a la infertilidad y acelera el proceso de envejecimiento. El primer paso para mejorar la inteligencia emocional es aprender a manejar el estrés.

Tu salud mental. Las emociones y el estrés no controlados también pueden afectar tu salud mental, lo que te hace vulnerable a la ansiedad y la depresión.

Si no puedes entender, sentirte cómodo o manejar tus emociones, también tendrás dificultades para formar relaciones sólidas. Esto a su vez puede dejarte sintiéndote solo y aislado y exacerbar aún más cualquier problema de salud mental.

Tus relaciones. Al entender tus emociones y cómo controlarlas, eres más capaz de expresar cómo te sientes y entender cómo se sienten los demás.

Esto le permite comunicarse más eficazmente y forjar relaciones más fuertes, tanto en el trabajo como en su vida personal.

Tu inteligencia social. Estar en sintonía con tus emociones sirve para un propósito social, conectarte con otras personas y el mundo que te rodea.

La inteligencia social te permite reconocer a un amigo del enemigo, medir el interés de otra persona en ti, reducir el estrés, equilibrar tu sistema nervioso a través de la comunicación social y sentirte amado y feliz.

Las habilidades que componen la inteligencia emocional se pueden aprender en cualquier momento. Sin embargo, es importante recordar que hay una diferencia entre simplemente aprender sobre EQ y aplicar ese conocimiento a tu vida.

El hecho de que sepas que debes hacer algo no significa que lo harás, especialmente cuando te sientas abrumado por el estrés, lo que puede anular tus mejores intenciones.

Con el fin de cambiar permanentemente el comportamiento de maneras que se pongan de pie bajo presión, usted necesita aprender cómo superar el estrés en el momento, y en sus relaciones, con el fin de permanecer emocionalmente consciente.

Para ello, ponemos a tu alcance este PDF con información sobre una serie de ejercicios para mejorar la inteligencia emocional completamente gratis en el siguiente enlace.

Descargar gratis aquí