Saltar al contenido

Cómo lidiar con el duelo y el dolor

Cómo lidiar con el dolor después de la muerte de un ser querido

La muerte de una persona amada es un escenario que todos tememos, y con razón. Es una de las experiencias más devastadoras que uno puede soportar. En el período inicial de tiempo después de que ocurra, la mayoría de la gente se pregunta si sobrevivirán.

Así que si te pasa a ti, ¿qué puedes esperar y cómo te las arreglas? La discusión completa tomaría un libro, pero esperemos que estos consejos ayuden.

Qué esperar poco después de la muerte de un ser querido

Shock y entumecimiento

No puedes comprender instantáneamente la realidad de lo que pasó, y mucho menos las implicaciones para tu vida. Eso es realmente bueno. El entumecimiento le permite compartimentar según sea necesario, para que pueda centrarse en las decisiones y acciones esenciales.

Sin embargo, debido a que tu cerebro todavía espera la presencia de esa persona, puedes marcar el número, llamar al nombre mientras entras por la puerta o crees que lo ves caminando por la calle. La realidad llegará gradualmente a casa, trayendo olas de dolor y dolor.

Amigos y familiares inútiles

A pesar de sus mejores intenciones, la mayoría de la gente no sabe qué decir o hacer después de la muerte de un ser querido porque nunca se les ha enseñado. Muchos no quieren decir lo incorrecto, así que no dicen nada, evitando hábilmente o hablando de nada excepto lo que pasó.

Otros lo intentan, pero repiten lo que todos los demás siempre hacen, por lo que sus intentos son a menudo neutrales o incluso inductores de dolor.

Otros sienten que es su deber «arreglarte», diciéndote qué sentir y cómo llorar o diciendo que debes «superarlo». Esto es terriblemente injusto, por lo que con frecuencia te encuentras educando a los demás sobre cómo apoyarte.

Una amplia gama de emociones

Cada emoción humana está atrapada en la espiral del dolor. Usted puede estar enojado, triste, aliviado, culpable, confundido, vulnerable, asustado, buscando, desesperado o esperanzado. A veces experimentas varias emociones a la vez; otras veces, pasas por ellos a un ritmo vertiginoso.

Al mismo tiempo, estás genuinamente agradecido por algunas cosas, pero desesperadamente triste por otras.

La volatilidad impredecible puede hacer que sientas que te estás volviendo loco. No lo estás. Todo es normal para una persona afligida.

Qué hacer después de la muerte de un ser querido

Enfréntate al dolor

Deja que surjan emociones sin permitir que otros te juzguen por ello. Llora cuando lo necesites, sin disculpas. Déjate sonreír o reír, también; que ayuda a sostenerte. Encuentre maneras de nombrar, expresar y resolver gradualmente su experiencia.

Escribe en un diario, usa música o dibujo y/o habla con personas que «lo consiguen» (amigos, familia, un consejero o un grupo de apoyo). ejercicio. Duerme lo mejor que puedas. Sal de la naturaleza. Aceptar libremente ayuda; habrá tiempo para devolver el favor más tarde. Haz cosas que te consuelan. Cuida de tu frágil yo.

Tenga paciencia de sí mismo

El dolor no ha terminado en un mes o incluso un año. El dolor disminuye con el tiempo y recuperas tu base, sentido de propósito y capacidad de amar. Pero no establezcas plazos y sigue tu propio camino.

Toma cualquier consejo que tenga sentido e ignora el resto. Vive en la experiencia y deja que se desarrolle. Espera que incluso años después, de vez en cuando te emboscarán. Amabas a alguien que murió. Date permiso para llorar.

Construye recuerdos para llevar contigo

Nunca lo olvidarás, lo superarás o lo «dejarás atrás y seguirás con la vida». Eso no es lo que parece la curación. En cambio, incluso cuando aprendes a dejar de hacer lo que ya no puede ser, creas recuerdos e historias que llevas contigo por el resto de tu vida.

Llevas a esa persona, su amor y en quién te convertiste porque vivieron. De hecho, como dice el rabino Earl Grollman, el mayor monumento que puedes construir a una persona que muere es vivir tu vida ahora lo más plenamente posible, enriquecido por su memoria.

Elija sanar

Hay un elemento de sanación que es una opción. No puedes volver. No te sobran. Esto te pasó a ti. ¿Y ahora qué? ¿Eliges vivir con dolor y dolor o eliges sanar? Tomar la decisión, todos los días, cada hora, a veces cada minuto.

Por increíble que parezca al principio, la curación y la alegría son posibles. Tu futuro puede ser muy diferente al que habías planeado, pero todavía puede ser bueno, manteniendo promesas, felicidad y esperanza. Elige la vida.

Recuerde

Llevamos para siempre la brasa ardiente de aquellos que amamos dentro de nosotros. Se han ido de nuestra vista, pero no de nuestros corazones.

Si necesitas ayuda para superar la pérdida de un ser querido, compartimos este PDF para complementar la información en este post y es completamente gratis.

Descargar gratis aquí