Saltar al contenido

Cómo lidiar con una madre narcisista

El narcisismo materno

Conforme atravesamos por cada etapa del desarrollo, cuando nuestros padres nos nutren con su amor y cariño, crecemos sintiendo seguridad; pues cada una de nuestras necesidades emocionales son satisfechas. Pero si a una niña no se le proporciona dicho nutrimiento, crece sin confianza y seguridad emocional, por tanto debe encontrar la forma de  ganarlas por sí misma; esto no es una tarea sencilla, en primer lugar, siempre se siente vacía.

Las madres interactúan con sus bebés, estos a su vez responden a cada estímulo, a sus  movimientos, sonidos y necesidades.  De esta forma, se alimenta así un sólido vínculo de confianza y amor.

La niña aprende a confiar en su que su madre satisfará sus sus necesidades físicas, brindándole la calidez emocional, comprensión y aprobación que necesita, los cuales le permitirán que desarrolle su independencia.

El vínculo de madre e hija

Pero si una madre no le proporciona a su hija lo que ella necesita, por tanto;  no forja un vínculo con ella, la niña tiene que aprender a no depender de su madre. Crece aprensiva, preocupada por el abandono, esperando que la engañen a  cada momento.

TE PUEDE INTERESAR  El mito de la fortaleza de los hombres y su supuesta incapacidad para amar

Cuando una niña no cuenta con el cariño y la empatía de su madre, carece de una auténtica conexión emocional y, por lo tanto, siente que le falta algo.

No se ven satisfechas sus necesidades emocionales esenciales, y en casos mucho más graves de  narcisismo materno, donde hay abandono o maltrato, carece de el nivel más básico de cuidado por parte de los padres.

En los casos leves, las hijas crecen sintiéndose vacías y desposeídas y no comprenden por qué.

La maternidad idealista

Nuestras culturas siguen idealizando la maternidad, para las hijas de madres narcisistas esta es una situación especialmente dura, enfrentarse a su pasado.

Para la mayoría de personas, es difícil concebir a una madre incapaz de amar y nutrir a su hija y, ciertamente, ninguna hija quiere creerlo de su propia madre.

El Día de la Madre es una fecha bastante respetada, especialmente en países hispanos, y en ella se celebra a una institución incuestionable.

Pues se ve a la madre como una figura que se entrega plenamente a sus hijos, y nuestra cultura da por sentado que las madres cuidarán de modo amoroso e incondicional de sus familias y que conservarán una presencia emocional perdurable en su vida; que estarán disponibles y se podrá confiar en ellas pase lo que pase.

Aunque la mayoría de madres no llega a cumplir con estas expectativas idealizadas, esta imagen coloca a la madre en un pedestal heroico que desalienta las críticas.

TE PUEDE INTERESAR  La esquizofrenia, una guía de afrontamiento

El arquetipo materno

Por tanto, para cualquier niño, es psicológicamente desgarrador examinar a su madre y hablar de ella con franqueza. Y para las niñas es bastante difícil cuando cuyas madres encajan en este angelical arquetipo materno.

El atribuirle a la madre cualquier característica negativa a mamá puede desestabilizar los principios culturales que hemos interiorizado. Culturalmente se les enseña a las buenas chicas a negar o ignorar sentimientos negativos y a cumplir con las expectativas de la familia y la sociedad.

Lo cierto es que se las desalienta a reconocer cualquier sentimiento negativo con respecto a su propia progenitora. Ninguna hija quiere creer que su madre es insensible, deshonesta o egoísta.

Incluso las buenas intenciones de las madres pueden ser dañinas

Sin embargo, casi todas las madres albergan buenas intenciones hacia sus hijas. Lamentablemente, algunas no tienen esa capacidad de traducir esas intenciones en la clase de apoyo, lleno de sensibilidad que sus hijas necesitan para no quedarse estancadas y avanzar en la vida.

Incluso si una madre tiene buenas intenciones con su hija, puede ser imperfecta y causarle daño a una niña inocente  de forma involuntaria.

Una vez que las hijas comiencen a hacerle frente a la verdad dolorosa que el narcisismo materno sí que existe, podrán encarar los perturbadores patrones emocionales que a lo largo de su vida han creado. y mirar de manera más valiente, al pasado y curarse de él.

TE PUEDE INTERESAR  Cómo detectar mentiras

Si deseas conocer más obre el narcisismo materno, a continuación compartimos un PDF con todo lo que necesitas saber.

Descargar gratis aquí