Saltar al contenido

Conservas caseras consejos para elaborarlas

Cómo hacer conservas caseras

Para elaborar las conservas debemos tener especial cuidado en la selección de la fruta, debemos ver que no tengan imperfecciones, parásitos y que estén en su punto de maduración lo que es muy importante para este proceso.

Lavar muy bien las verduras o frutas en abundante agua y pelarlas, si son tomates se pueden sumergir en agua caliente para pelarlos y de paso así te esterilizan los productos.Algunas verduras se cortaran en trozos, o se trituran para después macerar en azúcar para que se impregnen de ella y el azúcar se disuelva, otro modo es colocarlas en vinagre y salmuera (mezcla de agua y sal), otras en aceite o licor

Esterilización Casera

Para realizar una esterilización casera seguir este procedimiento:

  • Lavar los frascos con agua y detergente, enjuagar muy bien
  • Dentro de una olla alta colocar una rejilla metálica o un lienzo doblado varias veces. Ubicar encima los frascos. Cubrir con agua, llevar al fuego y hervir por 30 minutos a partir de ebullición.
  • Retirar los frascos calientes sujetándolos con una pinza larga (son muy útiles las que se utilizan para despachar facturas) y acomodarlos sobre una bandeja. Para que no se dañe el vidrio, vigilar que no haya corrientes de aire.
  • Retirar los frascos calientes sujetándolos con una pinza larga (son muy útiles las que se utilizan para despachar facturas) y acomodarlos sobre una bandeja. Para que no se dañe el vidrio, vigilar que no haya corrientes de aire
  • Llevar los frascos al horno precalentado a 120°C y secarlos durante 3 minutos, aproximadamente.
  • Si el producto que se va a envasar aún no está listo, mantener los frascos en el horno, para que no pierdan temperatura.
  • Preparar un pulverizador con alcohol al 70% (7 partes de alcohol etílico y 3 partes de agua) y rociar las tapas.
  • Los utensilios que no pueden ser lavados con agua y detergente y no pueden llevarse a hervor, deben rociarse con alcohol al 70 %.

Cadena de calor:

El objetivo de la cadena de calor es secar los frascos ya que las gotas de agua perjudican la conservación, de esta manera se impide la multiplicación bacteriana.
Consiste en mantener calientes los frascos desde la esterilización hasta el llenado, para ello se introducen en el horno.

Preparación de los frascos

Los frascos a rellenar deben estar bien limpios y con cierres herméticos. Una vez limpios y secos, se rellenan con la conserva, procurando dejar nada o poco aire en el interior, una vez puesta la tapa.

Esterilización de las conservas

Luego introduciremos los tarros en una olla con agua, que debe cubrir “hasta el cuello” de los frascos, justo debajo de la tapa. Se puede añadir sal al agua para incrementar el punto de ebullición y conseguir una desinfección más eficaz.

Si quieres puedes poner unos trapos entre los frascos para que no se rompan al hervir, ya que pueden chocar entre ellos. Para una pasteurización correcta se calcula un tiempo de cocción de 40 minutos a fuego medio, que si los tarros son grandes deberá prolongarse.

Conservación y almacenaje de las conservas

Después se dejarán los frascos dentro del agua, hasta que se hayan templado. Luego se sacan con cuidado y se comprueba que la tapa está herméticamente cerrada. Se dejan enfriar por completo y se guardan en lugar seco y fresco, mejor alejado de la luz, como en las clásicas despensas o armarios, donde se conservarán varios meses sin problema

Fuente:

  • pepekitchen.com
  • utilisima.com