Saltar al contenido

Cuando nos olvidamos de nosostros mismos por ayudar a otros

Evita caer en la trampa de los salvadores

Eres de las personas que se pasa todo el tiempo ayudando a otros, siempre te dicen, discúlpame, ¿me harías un favor?, espero no incomodarte, ¿puedes ayudarme con esto? o quizás te dicen también, este es el último favor que te pediré.

Eres de aquellos que ayuda incluso en los momentos más difíciles y acostumbran decirte: No se que haría sin ti, me has acompañado en los peores momentos, y durante todo este tiempo nunca te has quejado, gracias por la paciencia que tienes conmigo.

Pero, lo más seguro es que algunas veces ni siquiera cuentas con tiempo suficiente para encargarte de ti mismo.

Así como tu existen personas que tratan de ocuparse de todo, menos de si mismas, dejando muchas veces de lado sus propias necesidades…

Es posible que hayas caído en la trampa del salvador, y al igual que tú hay muchas más personas que cayeron en ella, administradores, tías, madres, sacerdotes, asistentes sociales y secretarias.

Incluso podemos ver salvadores realizando campañas de recolección de fondos para causas importantes, escuchando atentamente a pacientes u orando fervientemente por los feligreses.

TE PUEDE INTERESAR  Amar no significa renunciar a quien eres - Walter Riso

Tipos de salvadores

Como puedes ver, existen muchos tipos de salvadores, cuando los niños necesitan ir volando a la escuela, algunos usan localizadores o teléfonos celulares para que sus pacientes puedan ubicarlos o llamarlos a cualquier hora, otros hablan frente a públicos numerosos y los motivan para tomar acción cambiar sus vidas, mientras que otros visitan silenciosamente a los moribundos en oscuras salas de hospital.

Todos confían en que los salvadores se queden en la oficina para terminar un informe y que estén temprano en la oficina para asegurarse de tener preparado un buen bocadillo para la escuela.

Tratan de ser útiles a donde vayan

Los salvadores tratan de ser útiles a donde vayan, muchos eligen profesiones que giren en torno al bienestar de los demás, tales como el sacerdocio o cuidado de niños. Otros eligen ocupaciones donde puedan llevar proyectos de asistencia. En donde quiera que encuentres salvadores, ten la seguridad de que siempre están ocupados cuidando personas.

Sin embargo, para estas personas es sencillo llevar a estar atareados cuidando de otras personas, que no cuidan de ellos mismos. En el ajetreo de la jornada seguramente ni se dan cuenta que sus necesidades no están siendo satisfechas.

Cuando ayudarte significa hacerme daño

Para ellos es fácil simular que no tienen necesidades ni pesares interiores, se presentan ante todo el mundo como personas que tienen todas las respuestas a los problemas, que pueden brindar consuelo a otros mientras que por dentro y muy en lo profundo de su ser palpita un gran dolor.

TE PUEDE INTERESAR  Cómo afrontar una infidelidad

Si has caído en la trampa de los salvadores e intentas salir de ella, en el siguiente enlace compartimos un libro que te será de gran ayuda: Cuando ayudarte significa hacerme daño, y puedes descargarlo completamente gratis.

Descargar gratis aquí