Saltar al contenido

¿Tengo inteligencia emocional?

La inteligencia emocional

Alegría, nervios, sorpresa, ira, calma, decepción… gestionar la montaña rusa de emociones que experimentamos a diario no es fácil. Sin embargo, la inteligencia emocional es cada vez más importante como una manera de alcanzar la felicidad en todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo el lugar de trabajo.

Las emociones nos permiten saber cómo nos va en las experiencias de procesamiento y esto es útil para la vida personal y profesional.

Las emociones influyen en nuestra vida diaria. El libro Emotional Intelligence publicado en 1995 por el psicólogo estadounidense Daniel Goleman lanzó esta disciplina en todo el mundo. Incluso la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lanzó una iniciativa en 2002 en la que envió una declaración que incluyó diez principios básicos a los ministros de educación de 140 países para poner en marcha programas de aprendizaje social y emocional.

¿Qué es la inteligencia emocional y para que sirve?

Según Goleman, la inteligencia emocional es la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de guiarnos y de gestionar mejor nuestras relaciones. ¿Para qué es? Es principalmente útil para entender más de nuestra propia información emocional y la de los demás porque la emoción es la expresión física de nuestra mente y nunca miente.

Las emociones nos informan cómo nuestra mente está procesando lo que experimentamos y esto es muy útil tanto en nuestra vida personal como profesional porque nos permite, por ejemplo, ser conscientes de lo que decimos y de la forma en que lo decimos.

¿Puede el manejo adecuado de las emociones conducir a la felicidad? La inteligencia emocional nos ayuda a superar esas actitudes, creencias y hábitos negativos que nos condicionan y limitan, y así nos impiden desarrollar todo nuestro potencial.

Timothy Gallwey, autor de numerosos libros sobre el desarrollo de la excelencia personal y profesional, declaró que, en este sentido, la forma en que realizamos en la vida puede resumirse en una ecuación simple: p (performance) – P (potencial) – I (interferencia). En otras palabras, cuanto menos interferencia emocional negativa tengamos, más potencial lograremos.

Inteligencia emocional en la empresa

La inteligencia emocional en el lugar de trabajo es una de las habilidades más buscadas por las empresas en el mundo de los negocios de hoy en día, especialmente porque la mayoría de las tareas repetitivas y rutinarias ahora están automatizadas.

De hecho, según un estudio reciente de CapGemini llamado Emotional Intelligence: The Essential Skillset For The Age Of AI, el 76% de los gerentes creen que los empleados deben desarrollar estas habilidades, ya que tendrán que adaptarse a roles que tratan más con personas y clientes.

Según el informe, el mismo porcentaje cree que los empleados tendrán que asumir más tareas que requieren habilidades emocionales que no se pueden automatizar, como empatía, persuasión y trabajo en equipo.

En términos generales, el 83% de las empresas dicen que tener personal con buenas habilidades en inteligencia emocional será esencial para lograr el éxito en los próximos años.

Según Goleman, el alto coeficiente intelectual sólo es capaz de predecir el 20% de los factores para el éxito, mientras que el 80% restante depende de otras variables como la clase social, la suerte y, en gran medida, la inteligencia emocional.

Algo similar sucede en las empresas, según el estudio: el 60% de las organizaciones con una fuerza de trabajo emocionalmente inteligente logran resultados del 20% mejores que otros en diversos indicadores de negocio como la productividad, la satisfacción de los empleados, la cuota de mercado y el servicio al cliente.

Para saber más sobre la inteligencia emocional a continuación compartimos un PDF con la información completa.

Descargar gratis aquí