Saltar al contenido

Lámparas caseras decoradas con Sales de Epsom

Lámparas o luminarias decoradas con Sales de Epson (sulfato de magnesio)

Consigue las mejores lámparas tan solo con unos frascos de vidrio vacíos y limpios, consigue un poco de Sales de Epsom (sulfato de magnesio) y comienza a elaborar estas hermosas luminarias para tu casa. Sigue las indicaciones que encontrarás aquí en Mujerproactiva para fabricar unas bonitas Lámparas o luminarias decoradas con Sales de Epson.

Estas lámparas decoradas con sales de Epsom tienen la apariencia de recipientes hechos de hielo, son ideales para colocar como centro de mesa o en alguna repisa de tu sala de estar, le darán una iluminación cálida a tu hogar  durante un día frío de invierno.

Pueden ser usados también como iluminación tenue de una habitación en una cita romántica.

No pierdas más tiempo y consigue todos los materiales y comienza a hacer estas hermosas lámparas..

Materiales:

  • 3 frascos de vidrio vacíos
  •  3 tazones
  •  Sales de Epsom
  •  Colorantes para alimentos azul y verde (o los colores que quieras)
  •  Platos de papel
  •  Mod Podge
  •  Aerosol sellador transparente
  •  2 pinceles

Más información sobre lámparas caseras: 

Paso a paso:

Divide una taza de sales de Epsom en cada tazón. Añade una gota (¡solo una gota!) de colorante azul en unos de los tazones y mezcla para que esté bien distribuido. Agrega una gota de colorante verde a otro tazón y mezcla. En el otro tazón, nos quedan sales de Epsom en su color blanco natural, pues esas no las vas a teñir.

Vierte las sales de Epsom blancas en un plato de papel. Distribye las sales uniformemente en el plato moviéndolo, de manera suave, de adelante hacia atrás. Coloca tu mano dentro del frasco de vidrio.

Cubre el frasco con pegamento Mod Podge utilizando un pincel. Debes utilizar una cantidad generosa, aunque no demasiada como para que el frasco quede chorreando pegamento. Para ello, comienza aplicando Mod Podge por el borde inferior, sigue cubriendo por el cuerpo del frasco y luego, el borde superior.

Rueda el frasco por el plato cubierto con sales de Epsom blancas. Recuerda que debes tener la mano dentro de él para rodarlo con mayor facilidad. Primero rueda los bordes inferiores, luego el cuerpo del frasco y finalmente el borde superior.

Para el frasco sobre el plato y coloca un poco más de pegamento en aquellas zonas donde no se hayan impregnado demasiadas sales. Espolvorea sales que hayan quedado en el plato con los dedos; la idea es cubrir todo el frasco de vidrio.

Repite este mismo proceso pero con las sales de Epsom azules y verdes.

Deja que los frascos se sequen durante varias horas. Utiliza un pincel limpio para aprolijar y retirar algún exceso de sal que haya quedado pegado en determinada parte del frasco, o que haya caído dentro del mismo.

Sella cada recipiente con sellador transparente en aerosol. Espera 20 minutos para que se seque correctamente, y así sucesivamente hasta completar tres capas de sellador en cada frasco.

El trabajo está terminado, ahora solo debes colocar una vela en en la parte interior de cada lámpara para darle una suave iluminación a una habitación, este hermoso trabajo, además de barato de realizar le aportará a tu casa un ambiente mucho cálido y  agradable. ¿Qué esperas para empezar?

Más Lámparas caseras

Fuente: lasmanualidades.com