Saltar al contenido

Madre lactante consejos de alimentación

Alimentación adecuada de la madre lactante

La leche materna ofrece al bebé recien nacido el alimento más completo destinado a cubrir todas sus necesidades nutricionales, la leche materna esta adaptada a las necesidades del bebé  y sus posibilidades digestivas y metabólicas.

Como consecuencia del esfuerzo metabólico que supone la lactancia, aumenta en la madre sus necesidades nutricionales, durante varios meses, la mayoría de los nutrientes ingeridos en la alimentación serán dirigidos a la producción de la leche para la alimentación del bebé.

Si la mujer embarazada tiene un alimentación adecuada, acumulará las reservas básicas para una buena lactancia, asegurando una buena producción de leche para el bebé, además de asegurarse una buena nutrición para ella misma.

 La lactancia supone un desgaste extra de de las reservas de la madre y, por ello, es fundamental que, mientras amamantemos a nuestro bebé, sigamos manteniendo una alimentación saludable y una ingesta de calorías adecuada.

De todas es sabido que el periodo de lactancia ayuda a quemar la acumulación de grasas del embarazo y a conseguir restablecer la figura y el peso previo al embarazo, pero esto no implica que debamos limitar la ingesta de calorías para ir tirando de nuestras reservas. Para un buen establecimiento y producción de leche es necesario que la madre incremente en unas 500 calorías aproximadamente su alimentación. Tanto es así que está estimado que para producir un litro de leche se requiere unas 900 kilocalorías. Pero no sólo hemos de producir leche, también tenemos que estar bien alimentadas para tener ganas y energía de realizar nuestras antiguas y nuevas actividades físicas.

La importancia de la alimentación durante la lactancia

Durante este importante periodo para nuestro hijo y para nosotras, deberíamos consumir en total unas 2.500 Kcal. diarias o algo más, si se pretende continuar con la lactancia durante más de tres meses. Es conveniente realizar unas 5 comidas (3 principales y 2 tentempiés nutritivos) a lo largo del día.

La alimentación deberá ser lo más variada posible, así tenemos que cubrir todos los grupos de alimentos, haciendo especial hincapié en algunos en los que se debe incrementar su aporte durante la lactancia como:

  • Alimentos que contengan vitaminas A, D, E, C, B1 y B2 y ácido fólico, verduras, frutas o harina de trigo.
  •  Calcio: es recomendable unos 1.200 mg. al día
  • Proteínas: las necesidades de proteínas se duplican de ahí la importancia de consumir carnes poco grasas, pescados, huevo o leche.
  • Ácidos grasos esenciales y minerales para el desarrollo del sistema nervioso del bebé lactante: frutos secos, pescado azul, aceite de oliva.

Evitar por el contrario grasas insaturadas o azúcares refinados. Muchos especialistas recomiendan continuar o comenzar con un aporte extra de vitaminas, minerales y calcio a través de compuestos farmacéuticos. Después de cada toma, es conveniente beber agua o alguna otra bebida no demasiado calóricas, para ayudar a la producción de leche. Asimismo debemos evitar fármacos, drogas, alcohol y tabaco, ya que pueden pasar al niño a través de la leche.

Fuente: GuiaInfantil.com