Saltar al contenido

Manual de psicoterapias

¿Qué es la psicoterapia?

La psicoterapia y el asesoramiento psicoterapéutico son terapias de conversación. Se utilizan para tratar problemas emocionales y problemas de salud mental. Además de hablar, la terapia podría utilizar una variedad de métodos, incluyendo arte, música, drama y movimiento.

¿Cómo puede beneficiarme la psicoterapia?

Un psicoterapeuta capacitado puede ofrecer un entorno en el que usted puede:

  • Expresar sus sentimientos
  • Obtener una visión más profunda de los problemas que enfrenta.

Las sesiones de psicoterapia son confidenciales. Esto significa que puedes hablar de cosas que tal vez no sientas capaces de discutir con nadie más.

El terapeuta tratará de ayudarte a encontrar mejores maneras de afrontarlo, o lograr cambios en la forma en que piensas y te comportas para mejorar tu bienestar mental y emocional.

Las sesiones de psicoterapia se pueden realizar:

  • Uno a uno
  • Incluir a un compañero o familiar
  • En un grupo.

Algunos terapeutas se especializan en proporcionar psicoterapia para adolescentes y niños.

Cuantas sesiones dura la psicoterapia

La psicoterapia puede ser a corto o largo plazo. El número de sesiones dependerá de usted, su terapeuta, el tipo de terapia y la profundidad y complejidad de los problemas que desea resolver. Es inusual que la terapia dure menos de seis sesiones. Algunos tipos de terapia pueden durar dos años o más.

Asesoramiento psicoterapéutico

Como su nombre indica, el asesoramiento psicoterapéutico es un tipo de asesoramiento que se basa en teorías y enfoques utilizados en la psicoterapia. El énfasis está en la relación terapéutica entre el consejero y el cliente. Esto lo diferencia de la mayoría de los otros tipos de asesoramiento.

Psicoterapia y asesoramiento

La psicoterapia y el asesoramiento nos dan una manera de pensar y hablar sobre las dificultades actuales y las experiencias de vida que pueden haber ayudado a formarlas.

Explorar juntos estos aspectos de su vida puede ser muy esclarecedor y útil en términos de patrones de pensamiento desafiantes, tanto conscientes como inconscientes, que pueden haberse arraigado con el tiempo, y pueden alimentar la ansiedad, la depresión, las dificultades de relación y otros comportamientos maldaptivos.

Estos patrones de pensamiento pueden llegar a ser agotadores, y la terapia ofrece un espacio sin prisas para comenzar a dar sentido a ti mismo y a tu mundo a tu propio ritmo en un entorno tranquilo y confidencial.

A veces, cuando las emociones se agotan, puede ser difícil entender nuestros sentimientos, y mucho menos manejarlos, haciendo que todo se sienta abrumador.

Tener otra mente para pensar junto a la nuestra en estos momentos puede ayudar a sentir calma y darnos el espacio necesario para comenzar a desafiar nuestros temores.

Enfoques de psicoterapia

Diferentes terapeutas pueden tomar diferentes enfoques para la forma en que practican. Aquí hay un par de los enfoques más comunes que se pueden encontrar, algunas breves explicaciones de ellos y cómo se relacionan con mi propia práctica:

Psicoterapia Dinámica / Psicoanálisis

La palabra ‘dinámico’ se relaciona con cómo la mente inconsciente interactúa e influye en la mente consciente, una relación que siempre está fluyendo y cambiando.

Otra dinámica importante está en la relación entre el cliente y el terapeuta, que puede reflejar las relaciones interpersonales significativas en la vida del cliente – particularmente (pero no exclusivamente) en sus primeros años.

Tradicionalmente, el psicoterapeuta en este modo de práctica mantendrá su personalidad en segundo plano, presentándose como una especie de «lona en blanco» sobre la que el cliente puede proyectar sus pensamientos y sentimientos.

A partir de aquí, el terapeuta y el cliente pueden comenzar a dar sentido y explorar los patrones conscientes e inconscientes, a veces arraigados, del pensamiento moldeados por eventos y relaciones pasadas que podrían causar dolor, trauma, sentimientos disociativos y heridos en el presente.

Un inconveniente de un enfoque puramente psicoanalítico es que a veces un lienzo en blanco puede ser simplemente un lienzo en blanco – existe el riesgo de que un terapeuta se encuentre como frío y separado, y alienar a un cliente o crear un sentido inútil de superioridad.

Muchas personas que buscan terapia habrán experimentado una gran cantidad de rechazo y desapego, tanto en sí mismas como en sus relaciones con los demás.

Si bien esto es algo importante para explorar en sí mismo, un terapeuta que parece distante y poco comprensivo puede correr el riesgo de hacer más daño que bien.

El cuidado genuino y la empatía es una parte vital del proceso terapéutico, y que una de las funciones más importantes de un terapeuta es escuchar, y no sólo analizar.

Terapia cognitiva conductual

Es posible que hayas oído hablar de la Terapia Cognitiva conductual (TCC) o haber experimentado con ella. Los terapeutas que practican la TCC tienen como objetivo ayudar a los clientes examinando patrones de pensamiento y comportamiento «negativos» que pueden estar causando dificultades, y descomponiéndolos en partes más pequeñas que podrían ser más manejables.

A continuación, explorarán maneras de cambiar estos patrones con la opinión de que los pensamientos, las sensaciones físicas y el comportamiento están interrelacionados, y la modificación consciente (si puede llegar a ser habitual), puede ayudar a aliviar las dificultades y mejorar el estado de ánimo.

La TCC es a menudo favorecida como una forma de terapia a corto plazo y puede ser eficaz para ayudar con dificultades específicas como la depresión aguda y la ansiedad, el comportamiento obsesivo, los trastornos de pánico, las fobias, los problemas para dormir y los trastornos de la alimentación.

Para conocer más sobre técnicas de psicoterapia, compartimos un PDF con la información detallada y completamente gratis en el siguiente enlace.

Descargar gratis aquí