Saltar al contenido

¿Qué lleva a una persona a cometer las peores atrocidades?

El origen de la maldad

Cuando se habla de, el efecto Lucifer se hace referencia a un proceso de transformación en el que una persona aparentemente normal, que es considerada buena e integrada en la sociedad, es capaz de realizar actos atroces, esto se puede dar en cualquier contexto cotidiano, y la persona lejos de padecer algún trastorno que lo lleve a cometer dichos actos, en realidad cae bajo la poderosa influencia de un factor situacional capaz de deshumanizarnos.

Héroes o villanos

Cualquier experto en criminología con conocimientos de sociología, diría que la maldad no es una especie de verdad universal que existe como antagonista de la bondad. El mal surge de un contexto, a raíz de una situación social y por causa de una serie de mecanismos psicológicos relacionados con el momento puntual que estamos viviendo.

Un ejemplo claro sobre el tema son los temas relativos a los juicios  de Salem, con la famosa caza de brujas.

La mente humana tiene una infinita capacidad para convertir a cualquier individuo en una persona amable o cruel, compasivo o egoísta, creativo o destructivo, y de convertir a algunos en villanos y otros en héroes.

Ese fue un momento histórico donde el tiempo y la comunidad influenciada por el fanatismo religioso, el puritanismo, la histeria colectiva llevó a cometer semejantes atrocidades. Otro ejemplo del efecto Lucifer se puede apreciar claramente en el personaje de televisión Walter White, de la serie «Breaking Bad».

TE PUEDE INTERESAR  Jardinería cómo eliminar la mala hierba

Quizás debido a determinadas circunstancias sociales y estructurales y el omento dado, una persona sienta la necesidad de rebasar la línea hacia el lado de la crueldad, que es lo que el efecto lucifer nos explica, pero por sobre todo esto deber, o debería estar lo moral.

El efecto Lucifer

Es 28 de abril del año 2004 y la población estadounidense está terminando de cenar y se sienta frente al televisor para ver el programa «60 minutos». Pero ese día algo cambió, el canal de televisión invitó a los espectadores a ser testigos de algo para lo que no estaban preparados.

Las imágenes de la prisión de Abu Ghraib en Iraq fueron emitidas en el programa, donde un grupo de soldados americanos vejan,  entre hombres y mujeres, torturan y violentan a los presos iraquíes de las formas más crueles y humillantes.

Y aunque aquellos actos no eran nuevos, tampoco inexplicables y mucho menos extraños. los espectadores y toda la sociedad americana veía vulnerado un esquema clásico en su mentalidad. De pronto, aquellos a quienes todos consideraban los buenos y salvadores, se convertían casi sin saber como, en los malos y crueles torturadores.

Si te interesa saber más sobre el efecto lucifer, en el siguiente enlace compartimos toda la información que necesitas conocer.

Descargar gratis aquí