Saltar al contenido

Tercera edad beneficios del ejercicio cardiovascular

Tercera edad ejercicio cardiovascular para hombres y mujeres

No existe ninguna duda de que el ejercicio beneficia a nuestra salud de distintas maneras, además de que contribuye a que mantengamos un peso corporal adecuado y saludable, ejercitarnos nos ayuda a aumentar la movilidad, nos protege contra la pérdida ósea, reduce los nieles de estés y además de todos estos beneficios aumenta la autoestima.

Estudios realizados han demostrado que aquellas personas que hacen eejercicios tienen menos probabilidad de padecer enfermedades del corazón, presión arterial alta y niveles elevados de colesterol.

Las personas independientemente de la edad y condicionamiento físico pueden obtener beneficios al realizar algún tipo de ejercicios,  ya sean carreras, caminatas, baile de salón, ejercicios aeróbicos acuáticos, jardinería o cualquier otra actividad física.

La cantidad de calorías que un adulto quema, es proporcional a su musculatura, por lo que los hombres tienden a quemar más calorías que las mujeres con el mismo ejercicio

Si un esposo empieza una rutina de ejercicios junto a su esposa, él, a los tres meses habrá perdido cinco kilos, la mujer habrá perdido sólo tres. ¿El hombre, entonces, quema más grasas que las mujeres?

En efecto, los hombres tienen una mayor masa muscular que las mujeres. Y como el número de calorías que una persona quema es proporcional a la musculatura que tiene, los hombres tienden a quemar más calorías que sus pares mujeres, incluso haciendo la misma cantidad y tipo de ejercicio.

¿Porque hacer ejercicio cardiovascular?

Los entrenamientos cardiovasculares son indispensables para un programa de entrenamiento efectivo, no solo para quemar grasa, sino también para obtener un buen estado de salud. Por defi nición, los entrenamientos cardiovasculares pueden ser cualquier ejercicio (correr, bicicleta, nadar, salto con cuerda) que eleve y mantenga el ritmo cardiaco por un tiempo predeterminado. Al realizar ejercicio cardiovascular, se fortalece el corazón, los pulmones y se disminuye el ritmo cardiaco en estado de reposo.

Antes de iniciar un programa de ejercicio

Si usted ha decidido iniciar un programa de ejercicio, ya se encuentra en camino de mejorar su salud cardiovascular y su nivel de condicionamiento físico. El primer paso que debe tomar es consultar al médico, especialmente si tiene alguno de los siguientes factores de riesgo:

  • Toma un medicamento recetado.
  • Ha tenido alguna vez algún tipo de problema cardiovascular, especialmente un ataque al corazón.
  • Es diabético.
  • Tiene problemas de los huesos o las articulaciones.
  • Sufre de presión arterial alta y no toma medicamentos para controlarla.
  • Tiene antecedentes familiares de enfermedad arterial coronaria.
  • Es un hombre mayor de 45 años de edad o una mujer mayor de 50 años de edad y no está acostumbrado siquiera a niveles moderados de ejercicio físico.
  • Fuma.
  • Tiene sobrepeso.

Los ejercicios cardiovasculares queman grasa. Un buen estado de salud cardiovascular nos proporciona resistencia y la habilidad para persistir en los deportes y en la vida.

El ejercicio cardiovascular también reduce la grasa corporal y puede mejorar el bienestar de la persona. Correr, nadar, montar en bicicleta, subir escaleras y el aeróbic son todos ellos ejemplos de ejercicio aeróbico. Tan poco como una hora a la semana es sufi ciente, pero tres o cuatro horas por semana son óptimas. Las personas que no están en forma o los ancianos, deben comenzar el ejercicio aeróbico gradualmente durante 5-10 minutos de actividad aeróbica de bajo impacto (por ejemplo, jardinería, o caminar) a días alternos y llegar hasta el objetivo de 30 minutos al día, entre 3 y 7 veces por semana.

Como es tan natural y conveniente, el caminar rápido es una forma excelente y sencilla de conseguir practicar ejercicio aeróbico. Algunas investigaciones indican que caminar a un ritmo rápido quema tantas calorías como correr o hacer “jogging” la misma distancia y supone un riesgo menor de lesión muscular u ósea.

Ejercicio para la tercera edad

El ejercicio, incluso después de los 50 años, puede añadir años de salud y actividad a la vida de la persona. Las personas moderadamente sanas, aunque fumen o tengan hipertensión arterial, tienen menores tasas de mortalidad que las personas menos sanas. Los estudios continúan evidenciando que nunca es demasiado tarde para empezar a practicar ejercicio y que incluso pequeñas mejoras en la forma física pueden disminuir de forma signifi cativa el riesgo de muerte. Simplemente caminar con regularidad puede prolongar la vida en los ancianos. Incluso los pacientes que deben atenderse en casa pueden benefi ciarse de un programa destinado a aumentar la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad.

El entrenamiento de resistencia es importante especialmente para los ancianos, porque es la única forma de ejercicio que puede retrasar e incluso revertir la pérdida de masa muscular, densidad ósea y fuerza. Tan sólo con la realización de entrenamiento de resistencia una vez a la semana, puede aumentar la fuerza y la agilidad. La adición de ejercicios centrados en la velocidad y la agilidad puede ser incluso más protectora para las personas mayores. Los ejercicios de fl exibilidad despiertan el crecimiento del músculo y ayudan a reducir la rigidez y la pérdida de equilibrio que acompañan a la edad, facilitando todas las actividades.

Es de vital importancia que nos ejercitemos en las diferentes etapas de la vida para lograr una mejor salud y una fi gura envidiable, que nos permita sentirnos y vernos mejor, así que a entrenar¡¡¡¡¡¡

Fuente: nutrisa.com